Encuesta Agencia Informativa PA?lsar, evaluando el 2013

Apreciados lectores, escuchas, seguidores de la Agencia Informativa PA?lsar. En enero de 2013 la agencia iniciA? una nueva etapa: producciA?n informativa descentralizada desde diferentes paA?ses de AmA?rica Latina y el Caribe, una nueva pA?gina web y con todas las noticias con audio. Luego de poco mA?s de doce meses consideramos necesario que Uds. nos evalA?en con sinceridad, los invitamos a contestar el siguiente cuestionario. Sigue leyendo

MA?xico: a??Rebasadaa??, la atenciA?n de VIH en las jA?venes

VIH

Por Anaiz Zamora MA?rquez

Las zoloft without prescription, purchase lioresal. polA?ticas pA?blicas contra el Sida a??invisibilizana?? a las mujeres, especialmente a las menores de 24 aA?os, advierten defensoras de los derechos femeninos.

Aunque desde hace varios aA?os las tendencias sobre la epidemia de VIH/Sida indican que las jA?venes de 15 a 24 aA?os son las mA?s vulnerables ante el virus, las polA?ticas pA?blicas para atender y prevenir el padecimiento no contemplan a este grupo poblacional, toda vez que aA?n se sustentan en una visiA?n epidemiolA?gica ya rebasada.

De acuerdo con la mA?s reciente publicaciA?n del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) a??Women out loud: CA?mo las mujeres que viven con el VIH ayudarA?n al mundo a poner fin al SIDAa??, a nivel mundial cada minuto una joven adquiere el virus, representando asA? el 22 % de las nuevas infecciones por esta enfermedad.

ONUSIDA enfatiza que la vA?a principal de contagio para las mujeres (49 % de la poblaciA?n adulta con el virus) es la transmisiA?n sexual.

Por lo que el mecanismo de Naciones Unidas advierte la necesidad de eliminar las desigualdades de gA?nero y las limitaciones que enfrentan las jA?venes para decidir sobre su cuerpo, y poner en prA?ctica medidas de protecciA?n adecuadas.

No obstante de que en MA?xico ya se ha dado cuenta del a??rejuvenecimientoa?? de la epidemia y de la necesidad de crear polA?ticas de salud integrales, las acciones de gobierno no responden eficazmente a la desigualdad econA?mica, social y cultural de las mujeres afectadas por el VIH/Sida.

 

MA?S CASOS FEMENINOS

En septiembre pasado, Patricia Uribe ZA?A?iga, titular del Centro Nacional para la PrevenciA?n y el Control del VIH/Sida (Censida), reconociA? que la mitad de los 9 mil 900 nuevos casos de infecciA?n registrados en 2012, corresponden a jA?venes de entre 10 y 29 aA?os.

Censida reporta que la cantidad de mujeres afectadas por la epidemia ha ido en aumento. Mientras al comienzo de la epidemia la razA?n era de 10.8 varones por una mujer con el padecimiento, la brecha se ha ido cerrando aA?o con aA?o, pasando de 6.2 en 1990 a 4.7 hombres con VIH/Sida por cada mexicana en el aA?o 2000.

Hoy, por cada tres hombres con el virus hay una mujer en la misma situaciA?n, y entre quienes viven con Sida la relaciA?n es de cuatro a una.

Alejandrina GarcA?a Rojas, coordinadora del Programa de Mujeres y VIH/Sida de la organizaciA?n Salud Integral para las Mujeres (Sipam), urgiA? a incluir a las mexicanas de todos los sectores en las polA?ticas y programas contra el padecimiento, pues hasta ahora se basan en una visiA?n epidemiolA?gica a??rebasadaa??.

La SecretarA?a de Salud a??explicA? la activistaa?? considera que la epidemia a??se concentraa?? en grupos con prA?cticas de riesgo: hombres que tienen sexo con hombres, a??trabajadoras y trabajadores sexualesa??, y usuarios de drogas inyectables.

Es por ello que la atenciA?n que se brinda a la poblaciA?n femenina sA?lo considera a las a??trabajadoras sexualesa?? y a las mujeres embarazadas, a fin de evitar la transmisiA?n perinatal del virus.

 

METAS INCUMPLIDAS

SegA?n los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, para 2015 ninguna niA?a o niA?o tendrA?a que nacer con VIH, lo cual en MA?xico estA? muy lejos de cumplirse, ya que el 47 % de las embarazadas siguen sin acceder a la prueba de detecciA?n.

GarcA?a Rojas denunciA? que al tener esta visiA?n tan a??estrecha y limitadaa?? en la atenciA?n de la enfermedad, se excluye al resto de las mujeres, no sA?lo a las que aA?n no viven con VIH a??quienes carecen de herramientas para prevenir un contagioa??, sino tambiA?n a las que ya tienen el virus.

Puso como ejemplo que las mujeres portadoras del virus y que desean ser madres generalmente son a??discriminadas y estigmatizadasa?? por los servicios de salud al impedirles tener un embarazo, cuando la realidad es que el producto puede nacer sin VIH si se ejecutan de manera adecuada los protocolos correspondientes.

Sumado a ello, a las jA?venes tambiA?n se les condiciona el acceso a los servicios, por lo que la integrante de Sipam propuso que la Norma Oficial Mexicana para la prevenciA?n y el control de la infecciA?n por VIH elimine como uno de sus requisitos que las jA?venes vayan acompaA?adas de un tutor para acceder a la detecciA?n del virus.

PuntualizA? que desde la sociedad civil estarA?n al pendiente de que el Plan Sectorial de Salud a??que se desprende del Programa Nacional de Desarrollo y debe ser publicado a mA?s tardar en febrero prA?ximoa??, incluya los seA?alamientos y recomendaciones ciudadanas para crear un programa de prevenciA?n y atenciA?n integral contra el VIH/Sida y en salud sexual y reproductiva. (CIMAC NOTICIAS)

Justicia para el pueblo ixil: deuda pendiente

ERM

Por Rosalinda HernA?ndez AlarcA?n*

El fallo de tres magistrados no ha acabado una lucha de aA?os de miles de personas.

La anulaciA?n del juicio contra el exdictador guatemalteco EfraA?n RA?os Montt de ninguna manera significa que las mujeres y hombres que dieron su testimonio estA?n derrotados.

Su convicciA?n de seguir demandando justicia la reiteraron en el Encuentro Internacional de Justicia en TransiciA?n, realizado en la ciudad de Guatemala los pasados 14 y 15 de noviembre, donde tambiA?n se destacA? el compromiso polA?tico que enfrentan las organizaciones sociales dispuestas a continuar la tarea titA?nica de derribar la impunidad y recuperar la verdad histA?rica en este paA?s centroamericano, lo que implica actuar cerca y junto a las personas sobrevivientes del genocidio.

DoA?a Juana, quien testificA? acerca de las agresiones que sufriA? como mujer, junto a su mamA?, tA?as y vecinas, solicitA? a organizaciones nacionales e internacionales que continA?en acompaA?ando su lucha por la justicia y por la paz, ambos derechos que les han negado como pueblo y como mujeres, durante la guerra y en la actualidad.

Con voz firme, reiterA? que sus testimonios fueron verdad: a??No somos mentirosos ni calumniadores, hemos sufrido mucho y vamos a seguir pidiendo justiciaa??. ExpresA? su preocupaciA?n por la violencia que viven en sus comunidades, donde se sienten amenazados por los ricos por la construcciA?n de grandes hidroelA?ctricas, y porque el gobierno estA? prometiendo miles de quetzales a ex patrulleros.

En esta actividad se analizA? en especial los caminos que siguieron las mujeres ixiles en la bA?squeda de justicia, asA? como los que estA?n realizando otras mujeres de diferentes departamentos del paA?s, quienes fueron violadas sexualmente por soldados durante la guerra.

En las reflexiones, la abogada feminista Lillian VelA?squez demostrA? cA?mo en el juicio contra RA?os Montt la violencia sexual dejA? de ser ignorada y subsumida en otros delitos.

ExplicA? que a partir de los testimonios en ese proceso judicial, la violencia sexual quedA? demostrada como un patrA?n sistemA?tico, y ello ocurriA? porque mujeres valientes traspasaron barreras, rompieron el silencio y gritaron al mundo su historia, misma que militares y sectores de poder han querido ocultar durante dA?cadas, pero en la actualidad mA?s mujeres estA?n dispuestas a denunciar tales hechos, en tanto han descubierto que es posible sanar heridas a travA?s de la bA?squeda de justicia.

Entre las reflexiones destaca lo expresado por Francisca GA?mez, quien afirmA? que a la sociedad civil organizada le corresponde hacer un blindaje social a favor de la justicia y la memoria, a??luchando contra el olvido y el miedoa??, ya que es necesario tomar en consideraciA?n que en Guatemala las vA?ctimas del genocidio han tenido que enfrentar muchos obstA?culos, los cuales no han terminado.

ExpresA? su preocupaciA?n, igual que otra investigadora, Aura Cumes, por las tensiones que se vive en las comunidades y por la remilitarizaciA?n que afecta a las comunidades indA?genas.

Dos conclusiones mA?s de este encuentro: corresponde a la ciudadanA?a organizada continuar exigiendo el libre acceso a la informaciA?n y condenar a los medios que mientan porque representa una violaciA?n paroxetine tablets buy, acquire clomid. a los derechos ciudadanos.

Haber sentado en el banquillo de los acusados a RA?os Montt ha abierto puertas para otros casos de delitos contra deberes de la humanidad. Este encuentro fue convocado por CALDH, espacio que abriA? ademA?s la posibilidad de conocer experiencias de procesos judiciales por graves violaciones a derechos en Argentina, PerA? y Ruanda.

*Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicaciA?n feminista La Cuerda.

AmA?rica Latina: Retos para garantizar el derecho al aborto

abortoPor Liliana Hendel*

Participantes de AmA?rica Latina (AL) a la Conferencia de Aborto con Medicamentos en 2004 en Johannesburgo, SudA?frica, decidieron impulsar acciones para articular esfuerzos en la regiA?n, y en 2005 integraron el Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro (CLACAI).

Los pasados 4 y 5 de noviembre se realizA? en Buenos Aires, Argentina, la Segunda Conferencia Subregional Cono Sur del CLACAI.

Ya desde las palabras de apertura, Silvina Ramos (del ComitA? Coordinador CEDES/CLACAI-Argentina) seA?alA? la importancia de insistir en las alianzas estratA?gicas y tomar en cuenta las diferencias locales para avanzar en temas como investigaciA?n, reforma legal, provisiA?n de servicios -que en la regiA?n se ha diversificado-, lA?neas telefA?nicas o polA?ticas de reducciA?n de riesgos y daA?os.

Temas centrales que atravesaron paneles y discusiones a lo largo de dos dA?as de intenso trabajo.

Especial interA?s generA? el panel sobre “Laicismo y democracia”, ya que pesar de las orientaciones de centroizquierda de la regiA?n, aA?n el aborto inseguro y sus consecuencias siguen siendo un nudo que no se desata y que no existe en la agenda de los grandes medios de comunicaciA?n.

Susana ChA?vez Alvarado, secretaria ejecutiva de CLACAI, seA?alA? la ausencia de estA?ndares de calidad y si bien, dijo, se avanzA? muchA?simo, no se reconocen las situaciones de vulnerabilidad y no hay respuestas para las vA?ctimas, incluso en paA?ses donde estA? contemplado el aborto en el CA?digo Penal.

Si una mira el panorama en AL, hay seis paA?ses con penalizaciA?n absoluta, 14 con alguna causal, y extremas penalidades en CentroamA?rica. “Es dramA?tico; hay mujeres sentenciadas a 40 aA?os, muchas ni siquiera han recurrido al aborto porque no han reconocido una emergencia obstA?tricaa??”, dijo ChA?vez.

Profesionales de diversa formaciA?n y origen coincidieron en que cada vez es mayor la brecha entre la opiniA?n pA?blica y los tomadores de decisiA?n.

Hay avances de modelos que operan y funcionan en la Ciudad de MA?xico, Uruguay y Brasil. Y tambiA?n avances jurA?dicos al declarar la maternidad forzada como “degradante” y el embarazo forzado como tortura.

“Sin embargo el sistema se ensaA?a -abundA? ChA?vez-; la violaciA?n A?del secreto profesional y la objeciA?n de conciencia acentA?an el maltrato y el castigo, y sobre todo para las mA?s pobres funciona como un mecanismo disciplinador. En CentroamA?rica hay 129 mujeres procesadasa??”.

Uruguay disfruta de la despenalizaciA?n del aborto hasta las 12 semanas de gestaciA?n tras muchos aA?os de trabajo de los movimientos feministas y las organizaciones sociales, pero las relatoras Alejandra LA?pez y Lilian Abracinskas (MYSU) advirtieron que la ley estA? muy order clomid, order clomid. lejos de ser la que estos grupos promovA?an.

No solo cada paA?s es diferente del otro en las dificultades que enfrenta la regiA?n, cada uno tiene dentro de sA? enormes diferencias entre zonas urbanas y rurales, y las diferencias polA?tico-religiosas de los diferentes gobiernos internos.

En ese sentido, dijo Lucy Garrido (Uruguay Cotidiano Mujer): “El paA?s resistiA? el gran golpe que fue el veto de (el ex presidente) TabarA? VA?zquez y las maniobras posteriores de la derecha contra 100 aA?os de laicismo, de educaciA?n laica pA?blica y gratuita”.

*PsicA?loga y periodista.

Nicaragua: Molestia ante reforma que avala mediaciA?n en casos de violencia

NO MediaciA?n

Por Lindskat Legal y Sylvia Torres

Sin aplicarse cabalmente, la Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres (Ley 779) a??adoptada hace poco mA?s de un aA?o por la Asamblea Nacional de Nicaraguaa?? resiste los embates de grupos conservadores y de una reciente reforma que la debilita en su intenciA?n de proteger a la poblaciA?n femenina.

Considerada por algunos como muy progresista y por otros como inconstitucional, esa ley fue limitada en su accionar luego de que el gobierno, mediante la Corte Suprema de Justicia y el propio Parlamento, aprobaron el pasado 25 de septiembre una reforma a esa normativa que permite la mediaciA?n entre agresores y vA?ctimas.

La medida aplica para los llamados delitos leves hacia las mujeres. SegA?n la norma tA?cnica del Instituto MA?dico Legal, se considera culpable del delito de lesiA?n leve a a??quien cause a otra persona una lesiA?n a su integridad fA?sica o psA?quica que requiera, objetivamente para su sanidad, ademA?s de la primera asistencia facultativa, tratamiento mA?dicoa??.

En ese caso, apunta, serA? castigado con prisiA?n de seis meses a un aA?o y si la lesiA?n ademA?s requiere de una intervenciA?n quirA?rgica, la sanciA?n serA? encarcelamiento de seis meses a dos aA?os.

Con la reforma, los hombres acusados de violencia fA?sica, amenazas, entre otros delitos contemplados en la Ley 779, cuya pena sea menor a los cinco aA?os de cA?rcel, podrA?n mediar con la vA?ctima para evitar la condena.

Esta acciA?n del Legislativo provocA? el inmediato rechazo del movimiento de mujeres, quienes han organizado protestas pA?blicas por todo el paA?s.

De acuerdo con Azahalea SolA?s, lA?der del Movimiento AutA?nomo de Mujeres, aceptar que existen delitos leves en materia de violencia hacia las mujeres a??es una falaciaa??, ya que esta visiA?n ignora la desigualdad de poder entre los sexos.

SolA?s recalcA? que a??las mujeres que sufren violencia no denuncian el primer golpe, y pueden pasar meses o aA?os para interponer una denuncia, se la pasan a??mediandoa?? a lo interno de su casa y cuando ya no pueden mA?s es que dan un paso fuera de su hogar para buscar ayudaa??.

Con la aprobaciA?n de la mediaciA?n, dijo la dirigente, se ha reestablecido la permisividad social hacia la violencia contra ellas.

a??SegA?n la Corte Suprema de Justicia y la Asamblea Nacional, la mediaciA?n supone que ambas partes son iguales. Sin embargo, un abusador tiene un enorme poder sobre la vA?ctima. El desequilibrio de poder entre las partes no se puede remediar a pesar de las habilidades del mediadora??, explicA?.

ConsiderA?, en este sentido, que es imposible aceptar como verdad la igualdad frente a la desigualdad real que padecen las mujeres en nuestra sociedad, y remarcA? que estudios realizados confirman que el momento en que una vA?ctima denuncia a su abusador es el mA?s peligroso para ella.

a??Muchos de los casos de feminicidio han sido consecuencia de la impunidad y la mediaciA?n; resulta insA?lito que a principios de 2012 la Corte Suprema de Justicia haya dicho esto y luego, sin haberse realizado ningA?n estudio a fondo, se contradiga y haya propuesto la mediaciA?na??, expresA? Azahalea.

Desde su promulgaciA?n en 2012, la Ley 779 provocA? un revuelo nacional, pues sectores conservadores de las iglesias la calificaron de violatoria del principio de igualdad y, por tanto, inconstitucional, mientras que las organizaciones de mujeres argumentaron que se trata de una legislaciA?n contra los hombres violentos y no contra todos los hombres.

Su texto especifica que tiene por objeto proteger y garantizar los derechos de las mujeres a vivir una vida libre de violencia, tanto en el A?mbito pA?blico como el privado. TambiA?n resalta la necesidad de establecer medidas de protecciA?n integral para prevenir, sancionar, erradicar la violencia y prestar asistencia a las mujeres vA?ctimas de violencia.

Una de las novedades de la legislaciA?n es order celebrex, purchase Zoloft. la tipificaciA?n del delito de feminicidio, como el cometido por el hombre que a??en el marco de las relaciones desiguales entre hombres y mujeres diere muerte ya sea en A?mbito pA?blico o en privado a una mujera??.

Las penas varA?an de 15 a 20 aA?os de prisiA?n cuando el hecho ocurra en A?mbito pA?blico, y de 20 a 25 aA?os si fuera en privado. TambiA?n impone sanciones entre 100 y 500 dA?as de multa salarial y castiga diversos tipos de maltrato, como el fA?sico, psicolA?gico, sexual y patrimonial.

SegA?n Azahalea SolA?s, la aprobaciA?n de esta norma marcA? el inicio en Nicaragua de una agitada serie de reacciones sobre la justicia, pertinencia, constitucionalidad y eficacia de la ley; reacciones que van desde el A?mbito religioso hasta el marco legal.

a??Hay sectores dentro y fuera de la sociedad nicaragA?ense que consideran que las mujeres deben aguantar los golpes y les dejan a ellas la responsabilidad de salvaguardar la familia, A?se es el aspecto social. En el orden polA?tico, es una ley que el gobierno pretendA?a utilizar como su vitrina, pero no tiene la voluntad polA?tica de cumplirlaa??, afirmA? Azahalea.

No se trata de cualquier ley: en ella se establecen mecanismos que con claridad amenazan el sistema patriarcal, tan acostumbrado a la subordinaciA?n en todos los A?mbitos y etapas de la vida de las mujeres.

El Informe Anual de Femicidios de 2012, publicado por la Red de Mujeres Contra la Violencia, indica que 13 de las 85 asesinadas el aA?o pasado mediaron con su agresor cuando asistA?an a citas en las ComisarA?as de la Mujer de la PolicA?a Nacional.

Azahalea asegurA? que la posibilidad de que los agresores caigan presos, ante un caso de violencia, no violenta la ConstituciA?n, como alegan los principales detractores de la normativa.

a??Eso es falso, absolutamente falso. La persona tiene derecho a tener garantA?as para su vida y el Estado estA? en la obligaciA?n de brindarlas y de darnos justicia. Frente a un peligro inminente (la violencia contra las mujeres), el Estado tiene que respondera??, insistiA?.

a??Las medidas precautelares son la respuesta ante un peligro inminente. Discutir el tema de la mediaciA?n estA? distrayendo el debate central que deberA?a enfocarse en cA?mo el Estado podrA?a ejecutar campaA?as para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeresa??, agregA?. (CIMAC NOTICIAS)

Guatemala: Campesinas tejen fuerzas para el buen vivir

Campesinas Guatemala

Por Rosalinda HernA?ndez AlarcA?n*

En dA?as recientes se hizo evidente cA?mo mujeres campesinas en Guatemala avanzan en su capacidad organizativa, a propA?sito de la conmemoraciA?n del DA?a Internacional de la Mujer Rural, el 15 de octubre.

En especial, la ArticulaciA?n Nacional Tejiendo Fuerzas para el Buen Vivir, constituida por 50 agrupaciones de seis regiones, dio a conocer los planteamientos que unificarA?n su acciA?n, mismos que han venido construyendo ellas mismas a partir de sus anA?lisis polA?ticos, rasgo que denota su autonomA?a.

Las integrantes de esta alianza se distinguen de otras porque estA?n dispuestas a exigir sus demandas especA?ficas como mujeres indA?genas y campesinas, tomando en cuenta el impacto que ha tenido en sus vidas estar subordinadas y discriminadas en el A?mbito privado y en todos los espacios pA?blicos. Ellas se proponen tener mA?s poder.

Y quA? significa el empoderamiento para estas campesinas organizadas: a??Es reconocer nuestras habilidades, capacidades y aportes que damos en la familia y en la economA?a, tener firmeza con nuestra identidad, vernos como mujeres, estar dispuestas a compartir conocimientos, tener madurez polA?tica y autoridada??.

Es decir, entienden como parte del ejercicio de su ciudadanA?a el fortalecimiento de su liderazgo sin reproducir los comportamientos patriarcales; en suma, rechazan las actuaciones polA?ticas que fomentan la dependencia, alientan las rivalidades y reproducen las jerarquA?as machistas.

Entre las exigencias de esta articulaciA?n sobresale una polA?tica pA?blica de acceso a tierra, que incluya la dotaciA?n de terrenos fA?rtiles a precios simbA?licos, que cuenten con servicios y vA?as de comunicaciA?n, les asignen subsidios suficientes y asesorA?as de calidad, y les reconozcan como propietarias sin intermediarios (por ejemplo tener compaA?ero baclofen no rx, online Zoloft. de vida).

En otras palabras, requieren una nueva entidad que corrija todos los errores y abusos cometidos por el Fondo de Tierras, que discriminA? a las mujeres sin hijas e hijos, ignorA? las solicitudes de campesinas organizadas, vendiA? parcelas de mala calidad y negA? apoyos oportunos.

En los A?ltimos dos aA?os el Fondo de Tierras no ha adjudicado terrenos, a pesar de que en Guatemala existe una elevada demanda insatisfecha de familias sin tierra para producir.

Aunque la ley establece que las campesinas con hijas e hijos serA?n reconocidas como propietarias en caso de que no tengan pareja, y como copropietarias si viven con su cA?nyuge, en 2011 entregA? dos fincas sA?lo a hombres.

Existen varios estudios que demuestran el fracaso de dicho fondo, de tal manera que al no existir ninguna instituciA?n encargada de la dotaciA?n de tierras es muy pertinente que el Ejecutivo apruebe una polA?tica especA?fica para campesinas, cuyo enfoque busque superar los elevados A?ndices de desigualdad que existen entre mujeres y hombres propietarios.

La solicitud ya fue presentada a la oficina de la encargada del Gabinete de la Mujer.

Bien merece ser escuchada la ArticulaciA?n Nacional Tejiendo Fuerzas para el Buen Vivir, misma que tambiA?n demanda la anulaciA?n de las licencias de los megaproyectos porque a??ademA?s de destruir bienes naturalesa?? estA?n generando mA?s violencia contra las mujeres, explotaciA?n sexual comercial y trata de personas; violentan la decisiA?n de pueblos indA?genas e imponen un ambiente hostil por la presencia de fuerzas armadas del gobierno y privadas. (CIMAC NOTICIAS)

*Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicaciA?n feminista La Cuerda.

El sistema alimentario en el mundo estA? colapsA?ndose: Oxfam

En el marco del DA?a Internacional de la Mujer Rural (15 de Octubre), el DA?a Mundial de la AlimentaciA?n (16 de octubre) y el DA?a Internacional para la ErradicaciA?n de la Pobreza (17 de octubre), Oxfam MA?xico invita a sumarse a la campaA?aA?CRECEA?con el tema de laA?Seguridad Alimentaria.

descarga (35)

CRECE baclofen online, zithromax reviews. A?es la campaA?a mA?s importante de Oxfam a nivel mundial. En los A?ltimos 2 aA?os, con la campaA?aA?CRECEA?en MA?xico se han apoyado 16 proyectos productivos beneficiando a mA?s de 9 mil mujeres del campo mexicano y se ha trabajado con 30 organizaciones que luchan por garantizar el derecho a la alimentaciA?n en nuestro paA?s.

Pero aA?n falta mucho por hacer, ya que en los prA?ximos 20 aA?os la necesidad de comida aumentarA? en un 50%, la de agua en un 30% y la de energA?a en un 50% en el mundo. Aunque el planeta hoy produce comida suficiente para toda la poblaciA?n, sus recursos estA?n llegando al lA?mite.

El Derecho a la AlimentaciA?n en MA?xico se incluyA? en la ConstituciA?n despuA?s de una larga lucha social y ha sido uno de los grandes logros de la sociedad civil organizada. El derecho que toda persona tiene a una alimentaciA?n nutritiva, suficiente y de calidad, se ve amenazado por la pobreza, la falta de inversiA?n en la agricultura, la inequidad en el campo y el cambio climA?tico, entre otros problemas.

En MA?xico, 1 de cada 4 personas padece hambre,A?la causa principal es la pobreza y la falta de acceso a los alimentos, en total 27.4 millones de personas pasan hambre en el paA?s[1]A?al mismo tiempo que se desperdician 18.3 millones de toneladas[2]A?de alimentos al aA?o.

En el paA?s, se estima que hay 5.7 millones de personas ocupadas en el campo, de las cuales el 27% son mujeres y se registra que sA?lo el 5% son propietarias de la tierra[3].

Carlos Zarco, director ejecutivo de Oxfam MA?xico declarA? queA?a??con el trabajo que realizamos en la organizaciA?n, buscamos la reorientaciA?n y reformulaciA?n de polA?ticas pA?blicas para enfrentar la polA?tica rural, social y de cambio climA?tico que permita fortalecer la producciA?n a pequeA?a y mediana escala, que asegure alimentos suficientes y de calidad para todos, en el que se alcance la soberanA?a alimentaria en MA?xicoa??.

a??Es urgente el reconocimiento de las mujeres como productoras, que les permita tener acceso a recursos agrA?colas, insumos para el campo, tierra y recursos financieros, que garanticen la producciA?n de alimentos para sus familias y comunidades, que les posibilite mejorar las condiciones econA?micas, de nutriciA?n, salud y educaciA?n, beneficiA?ndolas a ellas y sus hijos/asa??A?concluyA? Zarco

Un campo productivo es posible, y los retos para enfrentar la pobreza y la inseguridad alimentaria implican el conjunto de esfuerzos de diversos actores de la sociedad, pero se requiere tambiA?n un gobierno capaz de implementar polA?ticas pA?blicas eficientes, justas y equitativas, la aplicaciA?n del derecho a la alimentaciA?n como una polA?tica de Estado.

MA?xico: Adultas mayores en total desamparo

GrA?fica CIMAC

Por Carmen R. Ponce MelA?ndez*

Siete de cada 10 adultas mayores en MA?xico no tienen acceso a un trabajo formal, estA?n en la informalidad laboral y por supuesto son vulnerables por carencias sociales; 5 de cada 10 es vulnerable por ingresos.

De hecho a 6 de cada 10 los sostiene la familia; sA?lo 2.7 reciben pensiA?n por su trabajo; mA?s de la mitad (56.2%) gana hasta dos salarios mA?nimos.

Tres de cada 10 adultas mayores estA?n en condiciones de pobreza moderada y reciben dinero por programas de gobierno; en general la mitad de las y los adultos mayores no recibe prestaciones y 3 de cada 10 no reciben ingreso.

De acuerdo con el Consejo Nacional de EvaluaciA?n de la PolA?tica de Desarrollo Social (Coneval), en 2012, 43.2% de la poblaciA?n mexicana de 60 aA?os y mA?s padece pobreza multidimensional.

En la actualidad existen 6.1 millones de mujeres consideradas como adultas mayores (de 60 a 85 y mA?s aA?os), representan mA?s de la mitad de este grupo poblacional y su esperanza de vida es de 77.4 aA?os.

De 1990 a 2012 la participaciA?n relativa de adultos mayores pasa de 6.2 a 9.3% y se espera que en 2050 sea de 21.5%, prA?cticamente la cuarta parte; implica un significativoA? cambio demogrA?fico (datos del Censo Nacional de PoblaciA?n y Vivienda 2010 paroxetine tablets buy, acquire clomid. y del Informe sobre pobreza, Coneval 2010-2012).

En un tema tan crucial como el acceso a pensiA?n o jubilaciA?n se aprecia una enorme brecha de gA?nero. MA?s de la mitad de los adultos mayores masculinos tiene acceso, pero para las mujeres la proporciA?n es de 11.5%, 1.1 de cada 10 adultas mayores reciben pensiA?n o jubilaciA?n.

Resultando que un nA?mero considerable de estas mujeres dependen econA?mica y fA?sicamente de los apoyos familiares, es decir la familia ampliada.

TambiA?n se reduce considerablemente su acceso a instituciones de salud como derechohabientes. Su calidad de vida se ve seriamente afectada.

Los fallecimientos en este grupo de poblaciA?n se producen por enfermedades crA?nico-degenerativas, entre las que destacan: diabetes mellitus, enfermedades isquA?micas del corazA?n, cerebrovasculares, males crA?nicos de las vA?as respiratorias inferiores, enfermedades del hA?gado e hipertensivas.

En conjunto, estas seis causas concentran mA?s de la mitad (54.8%) de las muertes ocurridas en este grupo poblacional. Uno de cada 4 adultos mayores que falleciA? en 2011 (22.6%) no era derechohabiente.

Hay que seA?alar que de cada 100 adultos mayores con discapacidad 55 son mujeres, preminencia que se presenta en todos los grupos de edad a partir de los 60 aA?os. AdemA?s prA?cticamente una de cada dos mujeres mayores con discapacidad es viuda.

La Encuesta Nacional de Salud y Envejecimiento en MA?xico (Enasem, 2012) reportA? que para el caso de las mujeres las principales enfermedades son hipertensiA?n arterial, diabetes, artritis, enfermedad pulmonar, infarto, asA? como cA?ncer y embolia.

Otro tema sustantivo para las adultas mayores es la violencia familiar. De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional sobre la DinA?mica de las Relaciones en los Hogares 2011 (Endireh, 2011), de las mujeres alguna vez unidas o separadas de 60 y mA?s aA?os, 45 de cada 100 declarA? haber sufrido algA?n tipo de violencia por parte de su pareja o ex pareja.

Lo mA?s comA?n es el maltrato emocional a??8 de cada 10 reportan un episodio de violenciaa??; tambiA?n son vA?ctimas de violencia econA?mica: en 30.6% de los casos les han dejado de dar dinero y 15 por ciento manifestA? que les dejaron de comprar sus medicamentos o las descuidaron cuando estaban enfermas.

Desde luego estos A?ndices de violencia disminuyen cuando las adultas mayores a??ayudana?? econA?micamente a su hogar y cuando son ellas las que sostienen el hogar.

Para la conformaciA?n de este perfil un factor que influye considerablemente es la situaciA?n conyugal de las adultas mayores; ahA? tambiA?n cuenta la brecha de gA?nero, ya que es mayor el nA?mero de mujeres a??sin parejaa??; 4 de cada 10 no tenA?an pareja, pero para los hombres esta proporciA?n era de 1.8 por cada 10, segA?n datos de 2012.

En suma, 7 de cada 10 adultos mayores (72%) padece vulnerabilidad social, es decir, presenta por lo menos alguna de las siguientes carencias sociales: rezago educativo, no tiene acceso a los servicios de salud, sin acceso a seguridad social, presenta deficiencias en la calidad y los espacios de vivienda, asA? como en los servicios bA?sicos, y carece de acceso a la alimentaciA?n.

Todos estos indicadores llevan a la conclusiA?n de que son muchas las mujeres adultas mayores con problemas de pobreza, desigualdad, violencia y discriminaciA?n. En una palabra, transitan en la vejez con enormes dificultades.

TambiA?n se puede concluir que hacen falta polA?ticas pA?blicas que enfrenten esta situaciA?n de manera urgente.

Bajo un enfoque de derechos integral y universal es indispensable ampliar y mejorar la seguridad social, bA?sicamente pensiones y salud. La DeclaraciA?n PolA?tica y Plan de AcciA?n Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento (ONU 2002), suscrito por MA?xico, dice:

a??Las personas a medida que envejecen deben disfrutar de una vida plena, con salud, seguridad y participaciA?n activa en la vida econA?mica, social, cultural y polA?tica de sus sociedades. Deben tener la oportunidad de trabajar hasta que quieran y sean capaces de hacerlo, en trabajos satisfactorios y productivos, y de seguir teniendo acceso a la educaciA?n y a la capacitaciA?na??. A?(CIMAC NOTICIAS)

*Economista especializada en temas de gA?nero.

MA?xico: Medios sin sexismo

Foto: CIMAC.

Foto: CIMAC.

 

Por LucA?a Lagunes Huerta.

En medio de los actos conmemorativos por el 60 aniversario del voto femenino en MA?xico, vale la pena echarle un ojo a la reciente reforma a la Ley Federal de Radio y TelevisiA?n para evitar que los medios de comunicaciA?n Order baclofen, order Zoloft. difundan contenidos discriminatorios.

Si bien la intenciA?n es buenA?sima, es una pena que se haya decidido pasar cuando esta ley estA? a punto de morir para dejarle paso a la Ley Federal de Telecomunicaciones, en la cual sin duda habrA? que rescatar la propuesta original de 2002 e incluir que se eviten las transmisiones de estereotipos de gA?nero, pues una de las grandes dificultades en la construcciA?n de la ciudadanA?a de las mujeres ha sido la perpetuaciA?n de los estereotipos de gA?nero en los medios de comunicaciA?n masiva.

De acuerdo con el Monitoreo Global de Medios, la paridad de las mujeres para ser nombradas en los medios de comunicaciA?n tardarA? por lo menos 40 aA?os, esto siempre y cuando exista un incremento de 6 puntos porcentuales cada quinquenio.

Sin embargo, al hacer la disecciA?n de los medios, vemos que en el terreno polA?tico lograr la paridad tardarA? el doble, es decir 80 aA?os, pues en la secciA?n polA?tica la presencia de las mujeres es apenas de 19 por ciento y de 2005 a 2010 su incremento fue de 5 puntos porcentuales.

Si bien desde que se reconociA? el derecho al voto de las mujeres las mexicanas hemos contado con representaciA?n polA?tica y desde 1982 en todas las elecciones presidenciales hemos contado con candidatas a la Presidencia, y hoy contamos con un incremento sustancial en el nA?mero de diputadas y senadoras, estos avances no necesariamente se reflejan en los medios de comunicaciA?n.

De acuerdo con el observatorio de medios realizado por CIMAC sobre participaciA?n polA?tica de las mujeres, en las pasadas elecciones presidenciales se evidencia que a las mujeres polA?ticas se les sigue reflejando en los medios por su vestimenta o aspecto fA?sico; por suA? papel tradicional de mujer, es decir, como madre, esposa, responsable de la familia; por una supuesta ausencia de liderazgo o por una aparente impotencia en el ejercicio del poder.

Esta perpetuaciA?n de los estereotipos de gA?nero en los medios de comunicaciA?n ha servido de freno para el desarrollo pleno de la ciudadanA?a de las mujeres y el goce de sus Derechos Humanos.

Que el pasado 19 de septiembre el Pleno de la CA?mara de Diputados aprobara la reforma a la Ley de Radio y TelevisiA?n para evitar la transmisiA?n deA? influencias nocivas o perturbadoras al desarrollo armA?nico de la niA?ez y la juventud, asA? como la difusiA?n de contenidos discriminatorios de acuerdo con la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la DiscriminaciA?n, es un avance. TardA?o, sin duda, pues la propuesta esperaba desde hace 11 aA?os.

Esta disposiciA?n legislativa debe concretarse en la ley secundaria que actualmente se discute para darle cuerpo a la Ley de Telecomunicaciones y RadiodifusiA?n, en la cual se debe reconocer el derecho de las audiencias y el papel social de los medios de comunicaciA?n al servicio de la ciudadanA?a, de la cual tambiA?n forman parte las mujeres.

Nosotras como ciudadanas y audiencia tenemos que estar alertas a ello y seguir, como dice la experta Beatriz SolA?s, los tres pasosA? mA?nimos de la ciudadana convertida en audiencia: conocer, evaluar y denunciar, o reforzar para transformar los medios que hoy tenemos en medios respetuosos de nuestra dignidad. (CIMAC NOTICIAS)

 

Machismo religioso en MA?xico

El machismo mata

Zona de ReflexiA?n

Por LucA?a Lagunes Huerta*

a??El machismo mataa??, reza la frase de la campaA?a que iniciA? el Colectivo de Mujeres de San CristA?bal desde este lunes en A?el estado de Chiapas, al sureste mexicano, con el objetivo de hacer conciencia de la gravedad del feminicidio que vive la entidad y declarar la Alerta de Violencia de GA?nero (AVG).

La frase no sA?lo es un eslogan, es una realidad cotidiana no sA?lo porque los machos asesinen a las mujeres, sino porque los machos justifican que existan esos crA?menes.

El ejemplo reciente son las declaraciones del obispo de Celaya, BenjamA?n Castillo Plascencia, quien de manera inaceptable definiA? estos asesinatos en Guanajuato como a??normalesa??.

Me pregunto cuA?l es la lA?gica del mensajero religioso que permite identificar como normal quitarle la vida a otra persona. Ni en lo divino ni en lo humano es aceptable semejante declaraciA?n.

Quien minimiza o justifica el crimen que se comete contra las mujeres sA?lo muestra el desprecio por la vida de las personas del sexo femenino, es decir, revela el machismo de quien lo externa.

Pero cuando un jerarca religioso sin mayor pudor justifica que esos asesinatos ocurran nos revela que dentro de esa estructura religiosa existe una convicciA?n profunda de desdA?n a la dignidad de las mujeres.

MA?xime cuando estas declaraciones se hacen en medio de una manifestaciA?n pA?blica contra la violencia de gA?nero.

DesdeA?ar el asesinato de 55 mujeres y llamarles order celebrex, purchase Zoloft. crA?menes a??circunstancialesa?? como si fueran producto de la casualidad es ofensivo, no sA?lo para las vA?ctimas sino para todas las mexicanas.

Para el machismo es normal asesinar a las mujeres, por eso lo banaliza. Pues el machismo no sA?lo vive en las personas sino en las estructuras sociales, religiosas, econA?micas, etcA?tera.

Su actuar permanente es posponer, relegar, justificar, negar todo aquello que permita subvertir la desigualdad y la discriminaciA?n contra las personas de sexo femenino.

Nadie que se diga respetuoso de la dignidad humana puede desdeA?ar la vida de las mujeres en cualquier etapa de su vida.

SA?lo el machismo tolera que existan declaraciones que normalicen estos crA?menes, porque desde esa normalizaciA?n es que los machos se protegen para continuar con su impunidad.

Por eso la frase a??el machismo mataa?? es mA?s que un eslogan. A?(CIMAC NOTICIAS)

*Periodista y feminista, directora general de CIMAC.