El sistema alimentario en el mundo está colapsándose: Oxfam

En el marco del Día Internacional de la Mujer Rural (15 de Octubre), el Día Mundial de la Alimentación (16 de octubre) y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (17 de octubre), Oxfam México invita a sumarse a la campaña CRECE con el tema de la Seguridad Alimentaria.

descarga (35)

CRECE es la campaña más importante de Oxfam a nivel mundial. En los últimos 2 años, con la campaña CRECE en México se han apoyado 16 proyectos productivos beneficiando a más de 9 mil mujeres del campo mexicano y se ha trabajado con 30 organizaciones que luchan por garantizar el derecho a la alimentación en nuestro país.

Pero aún falta mucho por hacer, ya que en los próximos 20 años la necesidad de comida aumentará en un 50%, la de agua en un 30% y la de energía en un 50% en el mundo. Aunque el planeta hoy produce comida suficiente para toda la población, sus recursos están llegando al límite.

El Derecho a la Alimentación en México se incluyó en la Constitución después de una larga lucha social y ha sido uno de los grandes logros de la sociedad civil organizada. El derecho que toda persona tiene a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, se ve amenazado por la pobreza, la falta de inversión en la agricultura, la inequidad en el campo y el cambio climático, entre otros problemas.

En México, 1 de cada 4 personas padece hambre, la causa principal es la pobreza y la falta de acceso a los alimentos, en total 27.4 millones de personas pasan hambre en el país[1] al mismo tiempo que se desperdician 18.3 millones de toneladas[2] de alimentos al año.

En el país, se estima que hay 5.7 millones de personas ocupadas en el campo, de las cuales el 27% son mujeres y se registra que sólo el 5% son propietarias de la tierra[3].

Carlos Zarco, director ejecutivo de Oxfam México declaró que “con el trabajo que realizamos en la organización, buscamos la reorientación y reformulación de políticas públicas para enfrentar la política rural, social y de cambio climático que permita fortalecer la producción a pequeña y mediana escala, que asegure alimentos suficientes y de calidad para todos, en el que se alcance la soberanía alimentaria en México”.

“Es urgente el reconocimiento de las mujeres como productoras, que les permita tener acceso a recursos agrícolas, insumos para el campo, tierra y recursos financieros, que garanticen la producción de alimentos para sus familias y comunidades, que les posibilite mejorar las condiciones económicas, de nutrición, salud y educación, beneficiándolas a ellas y sus hijos/as” concluyó Zarco

Un campo productivo es posible, y los retos para enfrentar la pobreza y la inseguridad alimentaria implican el conjunto de esfuerzos de diversos actores de la sociedad, pero se requiere también un gobierno capaz de implementar políticas públicas eficientes, justas y equitativas, la aplicación del derecho a la alimentación como una política de Estado.

Comentemos

77 + = 81