MA?xico: Cultura violenta

Maltrato infantil

Zona de reflexiA?n

Por LucA?a Lagunes Huerta*

Recientemente la organizaciA?n Ririki IntervenciA?n Social dio a conocer los resultados de la investigaciA?n que realizA? entre familias mexicanas sobre la violencia hacia niA?as y niA?os.

Una de las primeras revelaciones del estudio es que sin importar la clase social, ni si se estA? en la ciudad o en el campo, en el seno de las familias persiste la violencia fA?sica hacia la infancia.

Seguramente recordarA? la frase de que a??la letra con sangre entraa?? y puede que crea que esto tiene que ver con principios del siglo pasado y que en nuestra modernidad las cosas han cambiado; que hoy el diA?logo y la explicaciA?n son los mecanismos utilizados para educar a las niA?as y niA?os mexicanos, enseA?ando asA? una cultura civilizatoria que se reflejarA? en la sociedad.

Nada mA?s lejos de esta fantasA?a, pues la investigaciA?n de Ririki,A? revela que hoy en dA?a en pleno siglo XXI la violencia fA?sica sigue siendo el mecanismo a travA?s del cual padres y madres buscan enseA?ar y lograr la obediencia de sus crA?os.

Los objetos fA?sicos, como cinturones, chanclas, palos, nopales, sogas, ademA?s de las manos, siguen siendo instrumentos frecuentes a los cuales las y los progenitores recurren para marcar los lA?mites a sus hijas e hijos. Esto ocurre con cuatro de cada 10 padres y madres que fueron consultados a travA?s de grupos focales.

Sin importar la efectividad o no de la prA?ctica para conseguir su objetivo de educar, corregir, marcar lA?mites o enseA?ar valores, la violencia fA?sica sigue siendo la primera vA?a utilizada, antes que el diA?logo o la explicaciA?n.

Aun cuando reconocen que poco sirve la violencia para lograr esos objetivos, ambos progenitores justifican su uso.

El estudio a??DetrA?s de la puerta… que estoy educandoa??, al que hago referencia, afirma que la permanencia de la violencia hacia la infancia se mantiene por la creencia de que el maltrato y el aprendizaje van a la par del sufrimiento y se junta con la tendencia autoritaria de control de los padres.

El resultado de esta prA?ctica es enojo y tristeza para la infancia. NiA?as y niA?os entrevistados en la investigaciA?n manifestaron sentirse poco queridos y muy enojados porque no les gusta ser golpeados.

Sin embargo, parte ya del aprendizaje de la infancia es que ellos mismos, tanto niA?as como niA?os, justifican la necesidad del golpe cuando se portan mal.

CA?mo romper una lA?gica social y de gobernar en un paA?s donde la base primaria enseA?a y educa a travA?s de la violencia, cuando la ley del mA?s fuerte se ejecuta todos los dA?as, ahA? donde tendrA?a que haber amor, comprensiA?n y protecciA?n para nuestra cardura for sale, cheap zithromax. infancia.

Estas niA?as y niA?os mexicanos que viven violencia justificada y tolerada socialmente bajo la lupa adultocA?ntrica, son las y los ciudadanos prA?ximos que gobernarA?n esta naciA?n y que serA?n gobernados tal vez desde esta misma lA?gica.

Tal como vemos hoy que ocurre con el nuevo gobierno federal que privilegia la violencia contra quien no piense como A?l o no estA? de acuerdo con A?l.

Pues dialogar no es simplemente oA?r al otro sin moverte de tu posiciA?n. Dialogar, incluso en el hogar, implica escuchar a las otras personas y buscar entender sus argumentos que no coinciden con los mA?os para poder llegar a un acuerdo mutuo.

En las familias estas mesas de diA?logo no ocurren frecuentemente, mA?s bien poco, en poquA?simos hogares, principalmente de las zonas urbanas y de la clase media se suele establecer de manera conjunta las reglas de la familia, horarios, tareas o deberes que cada una de las personas tendrA? que acatar.

Esta vA?a, seA?alan padres y madres, suele ser mA?s efectiva para corregir, educar y enseA?ar valores, pues las hijas e hijos suelen apegarse mA?s porque son parte del acuerdo familiar.

Romper con el cA?rculo de la violencia tanto dentro del hogar como en el entorno social y polA?tico se hace no sA?lo necesario sino urgente, pues el enojo y la tristeza que se acumula con los aA?os se regresa con mucha mA?s violencia, y eso a ninguna persona beneficia. (CIMAC NOTICIAS)

*Periodista y feminista, directora general de CIMAC.

MA?xico: Demagogia de gA?nero

Mujeres MA?xico

Zona de ReflexiA?n

Por LucA?a Lagunes Huerta*

Se cumplen nueve meses desde que Enrique PeA?a Nieto iniciara su gobierno. La violencia que parecA?a haber desaparecido por arte de magia desde que se anunciA? el triunfo del priista, se colocA? de golpe. Desde el primer dA?a de su gobierno la protesta social tomA? las calles y se desataron las acusaciones de violaciA?n a los Derechos Humanos.

A pesar de que PeA?a Nieto quiso dejar atrA?s el signo de la violencia que caracterizA? al gobierno de Felipe CalderA?n, A?sta sigue presente con nuevo rostro, el de la represiA?n y el linchamiento mediA?tico.

A diferencia del pasado cuando ser joven inconforme era sinA?nimo de comunista, una vez caA?do el Muro de BerlA?n y terminada la guerra frA?a, el nuevo sA?mbolo de la protesta es el anarquismo, ser joven y vestir de negro es el nuevo estigma que justifica la detenciA?n y la acusaciA?n de revoltosos y vA?ndalos.

El discurso y la apariencia que se ha intentado colocar es el de la modernidad y la renovaciA?n, maquillaje para tratar de ocultar la verdadera cara.

En el pasado se le conocA?a como demagogia, el priismo (del Partido Revolucionario Institucional) del discurso y las escenas dramA?ticas, con lA?grimas de cocodrilo, que distraen y confunden, que buscan ocultar la verdadera intenciA?n.

Esta demagogia se extiende en todos lados y se actualiza para aparentar renovaciA?n. Acorde a los tiempos modernos se ha incluido en el lenguaje presidencial la perspectiva de gA?nero, se ha escrito que es un eje transversal periactin buy online, purchase lioresal. de la polA?tica del nuevo priista, pero al igual que en el pasado es sA?lo discurso, demagogia de gA?nero.

De las 24 secretarA?as de Estado, sA?lo tres son ocupadas por mujeres; la violencia feminicida sigue creciendo frente a la pasividad de las autoridades; los discursos legaloides y de la supuesta inoperatividad de la Alerta de Violencia de GA?nero haA? imposibilitado su aplicaciA?n. TA?ctica conocida para postergar y desatar procesos largos.

Por ello las organizaciones que participaron en los foros de consulta para la elaboraciA?n del Plan Nacional de Desarrollo se sienten frustradas al no encontrar sus propuestas para proteger la salud integral de las mujeres, para garantizarles el acceso a la justicia, para transformar la visiA?n sexista de los medios de comunicaciA?n, y para acabar con la desigualdad y discriminaciA?n contra las mexicanas.

La pobreza se recrudece dejando en condiciones de mayor miseria a los cientos de hogares encabezados por mujeres. De cada 100 personas pobres o en pobreza extrema en nuestro paA?s, 52 son mujeres.

La falta de justicia y la impunidad caminan de la mano. DespuA?s de estar una semana en plantA?n, durante el mes de junio, a un costado de la sA?per SecretarA?a de GobernaciA?n, ocho madres de Ciudad JuA?rez solicitaron la intervenciA?n de la ProcuradurA?a General de la RepA?blica, para atraer la investigaciA?n de la desapariciA?n de sus hijas. Van 80 dA?as y no hay resultados.

La protecciA?n y resguardo de las fuerzas castrenses sigue inmaculada, pese a las violaciones de Derechos Humanos a la poblaciA?n y los delitos sexuales que cometen. Aunque la hija de Rosalinda ya identificA? a sus violadores, aA?n estA? a la espera de que las autoridades civiles y militares le hagan justicia por la agresiA?n ocurrida en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

La violencia contra periodistas y defensoras de Derecho Humanos sigue engrosando la lista. Ayer dos mujeres fueron arrestadas durante la protesta social: la activista Ana Berenice Cruz, y la periodista independiente Esthela Morales, de RegeneraciA?n Radio.

Contrario a la tradiciA?n que mantuvo el priismo durante 70 aA?os, el conservadurismo saliA? a flote y la alianza que mantuvo con el panismo (del Partido AcciA?n Nacional) se mantiene viva contra la libertad y el derecho a decidir de las mujeres.

Las instancias de gobierno creadas desde hace una dA?cada por iniciativa del movimiento feminista, es decir, los institutos de las Mujeres, trabajan bajo limitados espacios polA?ticos de incidencia y con aA?n mA?s limitados presupuestos.

Nueve meses del regreso del priismo a Los Pinos sin que existan modificaciones de fondo ni verdadero compromiso con la igualdad de las mujeres, sA?lo demagogia de gA?nero. (CIMAC NOTICIAS)

*Periodista y feminista, directora general de CIMAC.

Ninguna mujer es campo de batalla

mujeres de negro Uruguay

Por Isabel Villar*

El pasado 24 de agosto concluyA? en Montevideo el XVI Congreso Internacional de Mujeres de Negro, que reuniA? a delegaciones de 16 paA?ses del mundo.

Durante una semana a??en la cual la capital uruguaya fue declarada a??Ciudad por la Paza?? por el gobierno departamentala?? el debate girA? en torno a las diversas violencias que se ejercen sobre las mujeres, desde la visiA?n pacifista, antimilitarista y feminista comA?n a ese movimiento. La actividad fue declarada de interA?s nacional y departamental por los gobiernos nacional y local, respectivamente.

El movimiento internacional Mujeres de Negro nace en JerusalA?n en 1988, cuando grupos de israelA?es y palestinas salieron aA? protestar, vestidas de negro y en silencio, contra la ocupaciA?n israelA? de los territorios palestinos. Su lema fue y es: a??Nuestros gobiernos son enemigos, pero nosotras somos amigas y unidas manifestamos nuestro rechazo a la violenciaa??.

MA?s tarde fueron las mujeres de Belgrado (capital de la ex Yugoslavia) las que dijeron a??No en mi nombrea?? a las guerras iniciadas por susA? gobiernos.

En Londres, durante el ataque de la OrganizaciA?n del AtlA?ntico Norte (OTAN) a Serbia, Cynthia Cockburn encabezA? el a??Ni esto ni lo otroa?? (ni Milosevic ni la OTAN).

La actuaciA?n de Mujeres de Negro implica la denuncia continua de la violencia que se ejerce desde los diferentes espacios de poder (gubernamentales, estatales, culturales, religiosos o familiares)A? contra los grupos poblacionales o personas que estA?n en situaciA?nA? de a??no podera??.

En todos y cada uno de esos espacios, y no casualmente, las mujeres son las vA?ctimas prioritarias y mayoritarias de diversos tipos de violencia: asesinatos, violaciones, mutilaciones, maltratos fA?sicos y/o psicolA?gicos, trA?fico de sus cuerpos y A?rganos, pobreza extrema, negaciA?n de sus necesidades y deseos, de sus palabras y sus hechos.

 

TRABAJO EN REDA?

La Red Internacional de Mujeres de Negro comenzA? a formarse en los Encuentros de la Red de Solidaridad de Mujeres contra la Guerra, que se celebraron en Serbia durante el conflicto de los Balcanes, iniciado en 1991 y que se extendiA? por toda la dA?cada.

A partir de 2003 los encuentros internacionales se realizaron fuera de la ex Yugoslavia: en Italia, Israel, EspaA?a, Colombia y en Montevideo en 2013.

Los grupos, que mantienen una identidad propia, proyectan una imagen comA?n: se visten de negro en seA?al de duelo y para ser mA?s visibles y se manifiestan en silencio, a??porque faltan palabras para poder explicar todos los horrores que sufren las mujeres en el mundo y en denuncia por la ausencia de la voz de las mujeres en la historiaa??.

La Red se define pacifista, antimilitarista y feminista. Rechaza taxativa y absolutamente los conflictos bA?licos y las sociedades militarizadas, que entiende como la expresiA?n mA?xima de la estructura patriarcal. Pero no se queda en el a??noa??: tambiA?n busca alternativas, desde una A?tica feminista, para construir un sistema basado en relaciones sin violencia, promoviendo una convivencia pacA?fica y respetuosa entre diferentes.

En Montevideo se reunieron con las anfitrionas uruguayas MujeresA? de Negro llegadas desde Israel, Palestina, Colombia, Argentina,A? Italia, EspaA?a, Chile, RepA?blica del Congo, Armenia, Suecia yA? Reino Unido.

 

NI UNA MUERTE INDIFERENTE

En cada uno de los paA?ses donde existen, los grupos de Mujeres de Negro se abocan a distintos problemas que identifican comoA? prioritarios.

En Uruguay se tomA? la violencia intrafamiliar y sus consecuencias, especialmente el asesinato de las mujeres por esa causa, bajo el lema a??Ni una muerte indiferentea??.

Como explicA? Jenny Escobar comenzando el Congreso, desde abril de 2007 el primer jueves de cada mes las Mujeres de Negro se manifiestan con performances y pancartas en la explanada de la sede del gobierno departamental, para visibilizar la magnitud del problema y sensibilizar a la ciudadanA?a.

Otras acciones pA?blicas en el mismo sentido son las campaA?as, entre ellas a??En tu piela??, una muestra fotogrA?fica donde 44 mujeres destacadas de la sociedad uruguaya prestaron su imagen para llamar la atenciA?n sobre el daA?o resultante, y la del a??Lazo blancoa??, en la que hombres uruguayos no violentos se manifiestan contra la violencia de gA?nero.

DespuA?s de tres aA?os de insistir en a??A?QuA? pasa con los huA?rfanos?a??, en alusiA?n a las niA?as, niA?os y adolescentes cuyas madres sonA? asesinadas en situaciones de violencia en el hogar, Mujeres de Negro-Uruguay, con el apoyo de otras organizaciones de la Red Uruguaya contra la Violencia DomA?stica y Sexual, logrA? que se aprobara la Ley 18,850 que establece una pensiA?n para las y los menores de edad.

Actualmente, el grupo estA? colaborando con la organizaciA?n El techo, a travA?s de charlas sobre violencia de gA?nero en los talleres para padres de familia.

 

ABORTO, MILITARIZACIA?N, OCUPACIONES

En Argentina, las Mujeres de Negro tambiA?n tomaron la violencia de gA?nero como prioridad, especialmente la agravante de las mujeres que son asesinadas prendiA?ndoles fuego. En 2012, 52 del total de 255 asesinadas fueron quemadas; en 2008 habA?an sido sA?lo tres.

En Chile, la prioridad es la no criminalizaciA?n del aborto, penalizado en todos los casos, incluidos los de violaciA?n y riesgo para la vida de la mujer gestante.

Las colombianas necesitan que termine el conflicto armado, que lleva 50 aA?os. Muchas de ellas comenzaron a trabajar contra la guerra en 1996, cuando entendieron que las violencias del hogar se reproducA?an agravadas en la guerra y la situaciA?n de las mujeres no estaba siendo contemplada.

En 2001 se fundaron como Ruta PacA?fica de las mujeres, se vistieron de negro y enarbolaron la consigna a??No queremos parir hijos para la guerraa??.

Hoy hay 350 organizaciones que trabajan para una salida negociada y son un total de 5 mil 500 mujeres con capacidad para mover a unas 90 mil en todo el paA?s.

Las espaA?olas pacifistas conocieron a las Mujeres de Negro en Belgrado y comenzaron a apoyarlas. En la guerra de los Balcanes hubo armamento espaA?ol. Hoy EspaA?a atraviesa una grave crisis, pero resulta que el A?nico presupuesto que no ha bajado es el militar.

En Italia el origen de las Mujeres de Negro se remonta al apoyo a Paroxetine for sale, buy clomid. palestinas e israelA?es, en resistencia a las ocupaciones de territorios.

Siguen unidas por la visiA?n antimilitarista y feminista y realizan actividades de denuncia de situaciones de guerra y otras violencias cuando tienen relaciones con las mujeres de los lugares dondeA? persisten esos conflictos. (CIMAC NOTICIAS)

*Retomado del suplemento semanal uruguayo La RepA?blica de las Mujeres.

Del dicho al hecho: el aborto en MA?xico

aborto legal

Zona de ReflexiA?n

Por LucA?a Lagunes Huerta*

En una suerte de esquizofrenia, el Estado mexicano aplica el famoso refrA?n a??candil de la calle, oscuridad de su casaa??. SA?, mientras que en Uruguay reconoce lo importante que es para el desarrollo respetar los Derechos Humanos de las mujeres, incluido el aborto legal, en casa se siguen librando las batallas que criminalizan el derecho a decidir de las mexicanas.

Y si nos vamos mA?s lejos podemos decir que esa misma esquizofrenia mexicana se repite en varias naciones latinoamericanas y caribeA?as, donde a nivel internacional se muestran progresistas pero al cerrar la puerta de la casa, o sea, al llegar al zoloft no rx, order lioresal. paA?s, el conservadurismo les aflora como en los mejores tiempos.

Sin duda haber logrado en la revisiA?n regional de los 20 aA?os de la Conferencia Internacional sobre PoblaciA?n y Desarrollo el consenso para garantizar el derecho al aborto legal, mejorar los servicios de salud para su prA?ctica, y a??considerara?? modificar leyes que criminalicen la libre elecciA?n de las mujeres, es un logro para las ciudadanas mexicanas y latinoamericanas en general; el reto sigue siendo que lo escrito en papel se convierta en realidad en la vida cotidiana.

Por ejemplo, mientras este fin de semana el Estado mexicano firmaba el llamado Consenso de Montevideo para garantizar el aborto legal, en nuestro territorio lejos de los reflectores internacionales las mujeres siguen enfrentando batallas legales por haber elegido no continuar con un embarazo, o por haber tenido un problema mA?dico que terminA? en aborto.

Para darnos una idea de lo que viven las mexicanas, retomemos los datos del Grupo de InformaciA?n en ReproducciA?n Elegida (GIRE), organizaciA?n con 22 aA?os de especializaciA?n en el tema y que ha documentado la detenciA?n y criminalizaciA?n de las mujeres por aborto.

SegA?n sus registros, 171 mujeres han sido consignadas por aborto, 151 llevan procesos penales y se han dictado 127 sentencias.

A la vergonzosa lista de 17 entidades que reformaron su ConstituciA?n para perseguir a las mujeres que deciden abortar, se suma Tlaxcala, donde se busca obligar a las mujeres a continuar con embarazos incluso cuando peligre su vida.

Sin duda para las organizaciones civiles es un logro haber conseguido el consenso de 38 paA?ses de la regiA?n para erradicar la desigualdad que viven las mujeres y avanzar al desarrollo pleno. En casa, es decir en su paA?s, aA?n tienen que enfrentar el odio del sistema judicial y polA?tico que lleva a las mujeres a prisiA?n por decidir no ser madres o por haber tenido un aborto espontA?neo.

Hurras y fanfarrias por el avance en el marco internacional para todas las personas que construyeron el acuerdo. Ahora es necesario que se camine hacia la congruencia del Estado mexicano. Es decir que lo dicho en el papel y lo hecho cada dA?a en todo el territorio nacional sea lo mismo. (CIMAC NOTICIAS)

* Directora general de CIMAC.

Puerta abierta a la impunidad en MA?xico

Regina MartA?nez

Regina MartA?nez

Por LucA?a Lagunes Huerta*

Ya lo han dicho baclofen tablets buy, buy zithromax online. una y otra vez las relatorA?as de libertad de expresiA?n. La impunidad es la puerta abierta a la repeticiA?n. La falta de castigo a quien atenta contra periodistas o medios de comunicaciA?n alienta que se vuelta a intimidar, agredir, violentar o asesinar a otra persona que ejerce el periodismo.

Sin duda la noticia dada a conocer la semana pasada, la liberaciA?n del supuesto asesino de la periodista Regina MartA?nez LA?pez, nuevamente dio sentido a esta afirmaciA?n de las relatorA?as.

Por desgracia, la liberaciA?n del narcotraficante Rafael Caro Quintero, tras 28 aA?os de cA?rcel, opacA? la dimensiA?n de lo que significa la revocaciA?n de la sentencia del presunto asesino de Regina no sA?lo en el estado de Veracruz a??donde por lo menos nueve personas periodistas han sido asesinadas y otras tantas han huido ante las amenazasa??, sino para el paA?s y el gremio, cuando prA?cticamente todo los delitos contra periodistas y medios de comunicaciA?n estA?n impunes.

Las dudas sobre la investigaciA?n del crimen contra la periodista se confirman, pues el supuesto asesino asegurA? haber sido torturado para confesar la autorA?a del delito, prA?cticamente A?nica prueba con la cual se condenA? a Jorge Antonio HernA?ndez Silva.

Pero la historia no termina ahA?, el propio Jorge Antonio no querA?a salir del penal donde se encontraba recluido por miedo.

Aun asA? saliA? y segA?n el testimonio del director del penal de Rancho Viejo, en la capital del estado de Veracruz, al presunto homicida de Regina se lo llevaron a??varios sujetosa?? en dos camionetas Suburban, como lo denunciA? la abogada coadyuvante del caso, Diana Coq Toscanini, segA?n reportan medios de comunicaciA?n.

A?DA?nde estaban las comisiones de Derechos Humanos durante la liberaciA?n de Silva, quien ya habA?a manifestado temor por su vida, para garantizar su integridad?

La revocaciA?n de sentencia por parte del Tribunal veracruzano deja nuevamente abierto el caso sobre el crimen contra Regina MartA?nez, asA? como la posibilidad de hacer una investigaciA?n real cuya lA?nea de investigaciA?n se base en el trabajo periodA?stico de la reportera.

Hasta ahora el marcador va contra la democracia, pues con cada atentado contra periodistas se pierden voces valiosas que informaban a la sociedad. Personas que se rebelaron contra los poderes y privilegiaron su compromiso con la libertad y el derecho a la informaciA?n.

Desde 2002 y hasta 2011, la violencia contra mujeres periodistas se incrementA? en 300%. Todas las agresiones contra mujeres periodistas que han sido denunciadas tienen como comA?n denominador la negaciA?n de la autoridad de seguir la lA?nea de investigaciA?n sobre el ejercicio de su profesiA?n.

En todos los casos la discrecionalidad de la autoridad para dar a conocer el razonamiento para desechar la violencia contra periodistas por libertad de expresiA?n, deja una y otra vez no sA?lo la sospecha sobre la falta de voluntad para hacer justicia, sino la puerta abierta para la impunidad. (CIMAC NOTICIAS/PAsLSAR)

*Directora general de CIMAC.

Derechos humanos en MA?xico ante el escrutinio internacional

EPU MA?xico 2013

 

Por LucA?a Lagunes Huerta*

En breve, MA?xico nuevamente estarA? sujeto al escrutinio internacional; esta vez desde el respeto, protecciA?n y promociA?n de los Derechos Humanos, a travA?s del Examen PeriA?dico Universal, mejor conocido como EPU, mecanismo que desde 2007 busca mejorar la situaciA?n humanitaria en los paA?ses miembros de la ONU.

Las organizaciones civiles darA?n la versiA?n alterna al dicho de las autoridades mexicanas. Tres temas fundamentales para los Derechos Humanos de las mujeres estarA?n presentes en esta nueva revisiA?n.

El primero, que incluye dos derechos: los sexuales y los reproductivos de las mexicanas, quienes aA?n no cuentan con el acceso a todos los mA?todos anticonceptivos, mucho menos a la interrupciA?n legal del embarazo.

Las jA?venes enfrentan obstA?culos constantes. Recordemos que en los A?ltimos 12 aA?os, en MA?xico los programas y polA?ticas pA?blicas para atender a la poblaciA?n adolescente fueron prA?cticamente inexistentes, por lo que las tasas de embarazos tempranos se incrementaron.

La persecuciA?n y criminalizaciA?n de las mujeres por aborto, inducidos o no, es otra de las constantes que caracterizan no sA?lo dos sexenios conservadores, sino que se extiende hasta nuestros dA?as. AhA? estA?n Hilda o Adriana, presas en los estados de San Luis PotosA? y Guerrero, respectivamente.

Datos del Grupo de InformaciA?n en ReproducciA?n Elegida (GIRE) documentan la detenciA?n y criminalizaciA?n de las mujeres por aborto. Hasta ahora la cuenta de la ignominia refleja 171 consignaciones, 151 procesos penales y 127 sentencias.

Dos sexenios derechistas que fortalecieron la consigna de a??los hijos que Dios mandea?? con la ausencia de campaA?as informativas y desabasto de anticonceptivos, forman parte de la evidencia que las organizaciones llevan al A?mbito internacional.

El segundo tema que muestra la ausencia de respeto, protecciA?n y promociA?n de los Derechos Humanos de las mujeres es el feminicidio: la violencia extrema de odio que arranca la vida de por lo menos seis mujeres cada dA?a en nuestro paA?s, de acuerdo con datos de ONU-Mujeres.

Pese a la creaciA?n de instancias especiales o pseudo especializadas, esta violencia extrema no se detiene y por el contrario se incrementa. Solo en 2010 ONU-Mujeres tiene registrados 2 mil 332 casos de feminicidio, y en el lustro de 2005 a 2010, 9 mil 385 mujeres han sido asesinadas ante la parsimonia desesperante de las autoridades.

La permanencia de estereotipos en los juicios y en los juzgadores sigue siendo una cotidianidad. Por ello tenemos casos como el de Clara Tapia en el Distrito Federal, las ignominias de los GA?ngoras o los Montiel, donde la doble moral, el poder y el trA?fico de influencias quedan al descubierto de manera vergonzosa por las cadenas de corrupciA?n que conllevan y de las cuales el Estado mexicano debe hacerse cargo.

En este Examen Universal de Derechos Humanos al que se someterA? en octubre paroxetine tablets buy, acquire clomid. prA?ximo a nuestro paA?s, no falta, por supuesto, el tercer tema: los atentados a la libertad de expresiA?n y la violencia contra las mujeres periodistas.

Violencia que se ha incrementado en 300 por ciento desde 2002 hasta nuestros dA?as, de acuerdo con el informe pionero realizado por CIMAC sobre violencia contra mujeres periodistas.A?(CIMAC NOTICIAS)

*Directora general de CIMAC.

A?Es en serio? Violencia y asesinatos de mujeres en MA?xico

feminicidios mexico

Cristal de Roca
Por Cecilia Lavalle*
a??Se necesitan estudios seriosa??, dijo Lorena Cruz SA?nchez, titular del Instituto Nacional de las Mujeres de MA?xico, para a??ver quA? estA? sucediendo y trabajar en el reconocimiento de los derechos de las mujeres y promover el acceso a la justiciaa??. A?Es en serio?, pregunto yo.

EstA? en el ojo del huracA?n la manera en que el actual gobierno federal enfrenta la violencia contra las mujeres. Y la tormenta se encuentra en el central Estado de MA?xico.

AhA?, desde hace varios aA?os, organizaciones civiles han llamado la atenciA?n por el creciente nA?mero de asesinatos de mujeres.
En 2011 pidieron por primera vez a la titular del Consejo Estatal para el Desarrollo y Bienestar Social de esa entidad (instancia que sustituyA? al Instituto de las Mujeres mexiquense), que activara la Alerta de Violencia de GA?nero (AVG) y no se activA? porque en aquel entonces el gobernador de ese estado (Enrique PeA?a Nieto) querA?a ser Presidente del paA?s, y ya sabea??

A?Y ahora? Pues el seA?or ya es Presidente y la seA?ora es la titular del Inmujeres. Y parece que han decidido continuar con la estrategia de A-quA?-no-pa-sa-na-da.

NomA?s por recordar, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya sentenciA? al Estado mexicano en 2009 por ser omiso e impune en el homicidio de tres mujeres, cuyos restos fueron encontrados en el Campo Algodonero de Ciudad JuA?rez, Chihuahua, en 2001.

Durante el proceso legal que derivA? en esa sentencia, el Estado mexicano argumentA? que el feminicidio en Ciudad JuA?rez era un mito, y que las madres lucraban con los casos de sus hijas (Cimacnoticias, 25 de julio).

Parece que va de nuevo. Distintas organizaciones civiles del Estado de MA?xico legalmente obligaron a convocar al Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, integrado por titulares de los institutos estatales de Mujeres y de varias dependencias federales.

Le solicitaban, por segunda vez, que se emitiera la AVG; que no vaya usted a creer que es un foco cheap clomid online, purchase clomid. rojo que emite un sonido chillA?n. Se trata de una estrategia que permite que los tres niveles de gobierno conjunten esfuerzos para atender la problemA?tica.

A?Y quA? cree? El pasado 19 de julio dijeron que no la pueden activar porque no todos los casos de 2005 a 2010 se pueden tipificar como feminicidio, ya que antes esa palabra no existA?a (A?no es un mero tecnicismo?).

TambiA?n dijeron que no se puede hablar de violencia generalizada porque los asesinatos se han cometido solo en 10 de los 125 municipios. (A?A?Solo?!) Y que no se puede hablar de una violencia sistemA?tica.

A?De cuA?ntas mujeres asesinadas estamos hablando? Con cifras de la ProcuradurA?a General de Justicia del Estado de MA?xico, entre 2005 y 2010 fueron asesinadas 922.

En casi la mitad hubo actos de tortura, muchas fueron agredidas sexualmente y gran parte de los cadA?veres fueron arrojados a sitios pA?blicos. De marzo de 2011 a diciembre 2012 fueron asesinadas 563 mujeres.

A?A?CuA?ntas mA?s se necesitan para que conjunten esfuerzos?! Esa es una buena pregunta. Porque por lo pronto han decidido que lo primero, primerA?simo, es hacer estudios serios, (y hay al menos tres estudios muy serios. Por eso pregunto: A?Es en serio?

Porque si de tomar el asunto en serio se trata, hay que decir que el asesinato de una sola mujer es un asunto muy serio. La indolencia, es un asunto muy serio. La omisiA?n, es un asunto muy serio. Y todo lo demA?s son excusas. Y eso sA? que es muy, muy, serio. A?(CIMAC NOTICIAS)

*Periodista y feminista en Quintana Roo, MA?xico, e integrante de la Red Internacional de Periodistas con VisiA?n de GA?nero.

Cuotas de gA?nero en MA?xico, A?balance positivo?

senadoras

Cristal de Roca

* Claroscuros

Por Cecilia Lavalle*

Imagine que en una reuniA?n se pregunta: A?A quA? hora debe pasar el camiA?n de la basura? O, con un presupuesto muy limitado, A?construimos una cancha de futbol o invertimos en la iluminaciA?n de un par de calles? A?CuA?l supone serA?a la respuesta si solo hombres decidieran?

La presencia de las mujeres en espacios de toma de decisiA?n no solo es un derecho, tiene implicaciones prA?cticas. Esto es particularmente cierto en los espacios municipales, tambiA?n llamados gobiernos locales, porque ahA? se toman decisiones que afectan de manera inmediata a la ciudadanA?a.

Por eso mujeres de medio mundo hemos impulsado las cuotas de gA?nero -las europeas comenzaron en la dA?cada de 1970- y ahora las impulsan en los consejos administrativos de las empresas, convencidas de que tenemos que estar a la par en espacios donde se toman decisiones econA?micas.

En AmA?rica Latina, desde la dA?cada de 1990, trabajamos por lograr que las mujeres ocupen la mitad de los espacios de representaciA?n popular.

Hace unos dA?as concluyA? la jornada electoral de estado de Quintana Roo, al sureste de MA?xico, y una mejor (que no adecuada) aplicaciA?n de la ley de cuotas de gA?nero permitiA? mA?s mujeres que nunca en algunos gobiernos locales.

En las planillas para los 10 ayuntamientos que tiene el estado, todos los partidos y la coaliciA?n cumplieron a capricho con la cuota de gA?nero. Es decir, en algunas planillas sA? y en otras no. Pero a diferencia de otros procesos, y salvo contadas excepciones, todos postularon arriba de 35% de clomid tablets buy, buy clomid. mujeres.

No obstante, el sitio en el las postularon habla mucho del compromiso de los partidos con la paridad.

A la presidencia municipal postularon un total de 11 mujeres (18%) y 51 hombres (82%). A la sindicatura, 12 mujeres (19%) y 50 hombres (81%). Y a la primera regidurA?a, 23 mujeres (37%) y 39 hombres (63%).

Esto trajo como consecuencia claroscuros. Avances en lo general y algunos retrocesos en lo particular. LlegarA?n a los gobiernos locales un total de 47 mujeres (37%), cinco puntos porcentuales mA?s que en 2010.

Pero, como pocos postularon mujeres en los primeros lugares de las planillas, una vez asignadas las plurinominales (sillas destinadas a los partidos que obtuvieron menos votaciA?n), la paridad es la excepciA?n.

Las buenas noticias: gobernarA?n mA?s mujeres en 6 de los 10 ayuntamientos; dos de ellos rurales y con fuerte presencia indA?gena (LA?zaro CA?rdenas y JosA? MarA?a Morelos), y cuatro turA?sticos (Isla Mujeres; Benito JuA?rez, donde se ubica CancA?n y la mayorA?a poblacional del estado; Solidaridad y Tulum, donde se encuentra la Riviera Maya).

De estos, en tres por primera vez se gobernarA? en paridad: Benito JuA?rez (47%), JosA? MarA?a Morelos y Tulum (45%). Estos A?ltimos nunca han registrado tal nA?mero de mujeres en su gobierno.

AdemA?s de estos tres, en cuatro mA?s las mujeres representarA?n poco mA?s de la tercera parte de su ayuntamiento, que de acuerdo con la teorA?a, les da el nA?mero suficiente para poder influir en las decisiones.

Las malas noticias estA?n en Cozumel, que presenta la disminuciA?n mA?s drA?stica en presencia de mujeres. PasA? de 45% en 2010 a 27% en 2013.

Las malas noticias tambiA?n se encuentran en que no llega ninguna mujer a la presidencia municipal ni a la sindicatura. El partido ganador (Partido Revolucionario Institucional) colocA? a todas las mujeres a partir de la primera regidurA?a.

Como se aprecia hay claroscuros. El balance, en tA?rminos generales es positivo, pero muestra con claridad el trecho que falta por recorrer para alcanzar y normalizar la paridad. (CIMAC NOTICIAS)

 

*Periodista y feminista en Quintana Roo, MA?xico, e integrante de la Red Internacional de Periodistas con VisiA?n de GA?nero.

A?CuA?ntas mujeres no tienen acceso a la salud?

Mujeres

Monedero

Por Carmen R. Ponce MelA?ndez*

A?CuA?ntas mujeres no tienen acceso a instituciones de salud? A?QuiA?nes paroxetine no rx, purchase dapoxetine. son y quA? se puede hacer?

El nA?mero de trabajadoras y sus familias sin acceso a instituciones de salud son 11.4 millones, representan el 62.9% de la poblaciA?n trabajadora femenina.

Quiere decir que por cada 100 trabajadoras, 63 carecen de servicios de salud, una cifra que puede ser catastrA?fica si no se actA?a (datos ENOE-Inegi, primer trimestre 2013).

En las jA?venes de 14 a 19 aA?os el dato asciende a 84 de cada 100 las que no tienen acceso, mientras que para las mujeres de 60 y mA?s aA?os esta carencia crece a 87.6 puntos porcentuales. El nivel mA?s bajo estA? en el grupo de 20 a 29 aA?os con 55.3%, mA?s de la mitad.

Para las adultas mayores no hay una vejez digna, este segmento de la poblaciA?n sigue creciendo; una sociedad envejeciendo que demanda cambios radicales en las polA?ticas pA?blicas.

Al analizar el nivel de instrucciA?n se aprecia que a medida que A?ste aumenta crece la proporciA?n de mujeres que pueden acceder a la salud; las mejores condiciones estA?n en el nivel medio superior y superior con una tasa de carencia del 39.7, pero en este nivel de instrucciA?n sA?lo participan 34 de cada 100 trabajadoras, son minorA?a.

El nA?mero de mujeres con hijos sin acceso son 8.6 millones, significan 48 de cada 100 trabajadoras del paA?s.

A medida que crece el nA?mero de hijas e hijos aumenta la carencia, de tal forma que las mujeres con seis y mA?s hijos presentan la situaciA?n mA?s crA?tica con un 92.5% sin acceso; ellas son las que mA?s necesitan de estos servicios.

Atendiendo a su situaciA?n conyugal, el A?ndice mA?s alto de carencia corresponde a a??alguna vez unidasa?? con 68%; son las jefas de hogar y los hogares monoparentales, tambiA?n las mA?s desprotegidas.

El volumen mA?s alto de poblaciA?n femenina sin acceso estA? en a??actualmente unidasa??, con una cifra de 6.1 millones de mujeres, y con un A?ndice de carencia de 65.9 puntos para ellas y sus familias.

Estos hallazgos confirman la estrecha relaciA?n entre salud versus desigualdad de gA?nero, mercado laboral y polarizaciA?n socioeconA?mica.

 

POBREZA Y ACCESO A INSTITUCIONES DE SALUD

La estrecha relaciA?n entre nivel de ingreso y acceso a la salud revela claramente que la desigualdad econA?mica va acompaA?ada de la desigualdad social. Son las trabajadoras mA?s pobres, las de menores ingresos las que presentan los A?ndices mA?s altos de falta de acceso a la salud.

Para el nivel de un salario mA?nimo, la gran mayorA?a de las trabajadoras (97.2%) no tienen acceso a tales servicios, cifra superior a la que registra la poblaciA?n masculina.

En contraparte, las que perciben mA?s de cinco salarios mA?nimos tienen una tasa de carencia de 23.8, pero A?nicamente son 7 de cada 100 trabajadoras.

De hecho, 11.4 millones de mujeres trabajadoras a??58 de cada 100a?? estA?n en el nivel de 1 a 3 salarios mA?nimos, un ingreso muy bajo, con el agravante de que el 72% estA?n sin acceso a salud; su empleo ya no les da esa posibilidad. Es la baja calidad del empleo.

 

DESIGUALDAD REGIONAL

La proporciA?n mA?s alta de poblaciA?n trabajadora femenina sin acceso a salud estA? en cinco entidades: Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Puebla y Tlaxcala; todas con altos A?ndices de pobreza y marginalidad, asA? como con una importante presencia de poblaciA?n indA?gena; son entidades de bajo desarrollo.

Son los estados con mayor rezago epidemiolA?gico y en salud. Datos del a??Informe MA?xico sobre las determinantes sociales de la saluda??, de la UNAM refieren:

a??Sobresale el caso de Chiapas cuya tasa de mortalidad materna, en 2008, fue de 96.8, mientras que en Nuevo LeA?n fue de 30.1.

Igualmente, la tasa de mortalidad infantil en Guerrero, estimada para 2011, es el doble de la tasa de Nuevo LeA?n, cuyos valores son 19.3 y 9.7, respectivamente.

a??Asimismo, la esperanza de vida en los estados mA?s pobres del paA?s es alrededor de 1.5 aA?os menor que la de las entidades federativas mA?s desarrolladasa??.

De acuerdo con la OrganizaciA?n para la CooperaciA?n y el Desarrollo EconA?micos (OCDE), en su publicaciA?n a??Health at a glance 2009a??, comparativamente MA?xico tiene un desempeA?o en salud inferior no sA?lo en contraste con los paA?ses mA?s desarrollados, sino tambiA?n respecto a las cifras que presentan la RepA?blica Checa, Corea, Polonia o TurquA?a.

La mortalidad por cA?ncer cA?rvico uterino en MA?xico en 2005 alcanzA? una tasa de 11.4 por cada 100 mil mujeres; en Polonia de 6.9; en la RepA?blica Checa de 4.7; en Corea de 4.3, y en la OCDE de 3.

La evidencia es muy robusta; en el paA?s los resultados en salud son deficientes y ademA?s existe una importante desigualdad en salud que tambiA?n se expresa en gA?nero y condiciones econA?micas.

La OrganizaciA?n Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer en 2008 los resultados del trabajo de la ComisiA?n sobre Determinantes Sociales de la Salud (CDSS), este organismo hace tres recomendaciones fundamentes que son a la vez tres tipos de acciA?n:

1. Mejorar las condiciones de vida, es decir, las circunstancias en que la poblaciA?n nace, crece, vive, trabaja y envejece.

2. Luchar contra la distribuciA?n desigual del poder, el dinero y los recursos, esto es, los factores estructurales de los que dependen las condiciones de vida a nivel mundial, nacional y local.

3. Medir la magnitud del problema, analizarlo y evaluar los efectos de las intervenciones, ampliar la base de conocimientos, dotarse de personal capacitado en materia de determinantes sociales de la salud, y sensibilizar a la opiniA?n pA?blica a ese respecto.

De nuevo citando al documento de la UNAM: a??La idea de que la desigualdad en salud proviene de las desigualdades de ingreso, educaciA?n, empleo y zona de residencia, da lugar a la concepciA?n de una polA?tica de salud genuinamente de Estado, transversal, que trasciende a??aunque por supuesto implicaa?? la atenciA?n de la salud y el acceso a la misma, y que se plantea como meta una sociedad mA?s justa.

a??Si la pobreza y la desigualdad se mantienen o si perdura la baja calidad del empleo, la salud del grueso de las y los mexicanos seguirA? siendo frA?gila??. (CIMAC NOTICIAS)

Twitter: @ramonaponce

*Economista especializada en temas de gA?nero.

Cumple un aA?o ley contra violencia de gA?nero en Nicaragua

Ley 779 Nicaragua

Pese a resistencias culturales, norma 779 se abre paso

Por Isabel Soto Mayedo

La Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer (Ley 779) y la reforma a la Ley 641 CA?digo Penal, con las cuales se tipificA? el delito de feminicidio en Nicaragua, cumplieron su primer aA?o con pasos para consolidar los objetivos del dispositivo legal.

El 22 de junio de 2012 este paA?s centroamericano se convirtiA? en el sA?ptimo del continente a??despuA?s de MA?xico, Costa Rica, Guatemala, Chile, El Salvador y PerA?a?? en definir y condenar todos los tipos de violencia contra las mujeres: fA?sica, psicolA?gica, sexual y laboral.

Con la aprobaciA?n de la Ley 779, el gobierno sandinista confirmA? su disposiciA?n de dar un impulso mayor al proceso de protecciA?n de los derechos a mA?s de la mitad de la poblaciA?n.

Poco despuA?s de la aprobaciA?n de ese cuerpo jurA?dico se crearon una ComisiA?n Nacional Interinstitucional y un observatorio estatal para dar seguimiento a la problemA?tica.

Pese a que todavA?a quedan detalles por afinar respecto a lo establecido en la norma, a partir de su entrada en vigencia aumentaron las denuncias de los abusos contra las nicaragA?enses, sobre todo en los hogares.

Del 21 de junio de 2012 al 28 de mayo de 2013, 7 mil 500 hombres fueron acusados por maltratos a??segA?n la Corte Suprema de Justicia (CSJ)a??, lo que supone el aumento de la confianza de las mujeres para denunciar a sus agresores al saberse respaldadas legalmente.

TambiA?n desde la entrada en vigencia de la Ley 779 pudo conocerse con mA?s claridad la cantidad de asesinatos cometidos contra las nicaragA?enses, casi siempre por sus parejas masculinas, apegados al concepto machista de que estas deben subordinA?rseles en todos los aspectos.

Esa visiA?n prevalece en la sociedad nicaragA?ense pese a los esfuerzos de las autoridades por lograr la plena incorporaciA?n de las mujeres a las actividades productivas, a puestos de poder y a la sociedad en general.

Tales conceptos estA?n en el sustrato de los 89 casos de feminicidio reportados este aA?o, un promedio de uno cada cuatro dA?as, por CatA?licas por el Derecho a Decidir y otras organizaciones civiles.

En el IV Encuentro Nacional por la Salud y la Vida de las Mujeres, celebrado el 29 de mayo en Managua, delegadas de esas agrupaciones informaron que cada aA?o mil 500 niA?as menores de 14 aA?os dan a luz y muchas de ellas quedaron embarazadas por una violaciA?n.

SegA?n el Movimiento de Mujeres 28 de Septiembre, solo en el primer trimestre de 2013 las comprendidas en ese rango de edad abusadas sumaron 83 y de ellas, nueve quedaron embarazadas.

 

BATALLA LEGAL

Algunos religiosos, abogados y ciertos ciudadanos hacen oA?dos sordos antes esas cifras y abogan por flexibilizar la Ley 779. Parte de ese celebrex without prescription, purchase clomid. grupo minoritario sugiere suprimir o transformar su artA?culo 46, que prohA?be la mediaciA?n entre agresores y vA?ctimas, mientras otra fracciA?n sugiere barrer con la norma.

Registros de la CSJ dan cuenta de unos 30 recursos por inconstitucionalidad presentados contra la legislaciA?n.

Los que asA? actA?an parecen olvidar que la ley estA? bien fresca como para hablar de reforma y habrA?a que preguntarle a ese 52 por ciento de mujeres en Nicaragua, si realmente quieren mediaciA?n, seA?alA? la jefa de las ComisarA?as de la Mujer, Erlinda Castillo.

En el centro de este debate, concuerdan especialistas, hay una posiciA?n ideolA?gica asociada a una cultura patriarcal que acepta las desigualdades como naturales y desde esta concepciA?n, sA?lo existen las necesidades del grupo de hombres con poder, para quienes las mujeres no existen.

Esta forma de ver el mundo se expresa en leyes supuestamente neutrales que tutelan derechos mediante soluciones aparentes, donde el hombre es el referente de lo humano, explicA? la titular de la CSJ, Alba Luz Ramos, a Prensa Latina.

Para la magistrada, la Ley 779 superA? esa visiA?n limitada e introdujo cambios en el modo de entender la palabra y el contenido de la igualdad, concebida ahora como final y no como punto de partida.

Esta persigue cumplir con los preceptos de igualdad formal e igualdad real entre las y los ciudadanos, en correspondencia con los artA?culos 27 y 28 de la ConstituciA?n PolA?tica de Nicaragua, y fomenta la inclusiA?n de los excluidos, su participaciA?n en la toma de decisiones del Estado, remarcA?.

a??Una ley que trate a desiguales como iguales fomenta la discriminaciA?na??, seA?alA? y recordA? que mA?s del 25 por ciento de los nicaragA?enses padeciA? violencia de algA?n tipo en su vida.

La incidencia mayor de ese mal sobre niA?as y mujeres justifica esa legislaciA?n y desmiente a quienes la presentan como promotora de la desigualdad: 92 por ciento de los casos por violencia procesados en los tribunales son contra la integridad fA?sica y/o emocional de ellas, informA?.

 

RETOS

Con la Ley 779 a??el Estado de Nicaragua dijo no mA?s violencia hacia las mujeres, acorde con el mandato constitucional que tiene de eliminar las barreras para garantizar el respeto a los Derechos Humanos de ellasa??, declarA? a Prensa Latina la procuradora especial de la Mujer, DA?bora Grandinson.

a??Ya no se estA? tolerando el irrespeto a los Derechos Humanos de las mujeres y se estA? trabajando por restituirles todos los que le correspondena??, aA?adiA? y reconociA? que una cuestiA?n por acabar de pulir es la prevenciA?n.

Los recursos estatales estA?n llegando para que la ley funcione, pero a??somos nosotros los que tenemos que trabajar porque ese cuerpo jurA?dico funcione, adoptando todas las medidas posiblesa??, reflexionA?.

En cuanto a lo que Alba Luz Ramos calificA? de reacciA?n tardA?a a la Ley 779 considerA? que a??lo que hay es resistencia porque los agresores se ven amenazados ante la decisiA?n estatal de enfrentarlos, con lo cual muchas mujeres pierden el miedo de formalizar las denuncias en su contraa??.

La violencia saliA? del A?mbito privado y lo que se pretende es que las mujeres no sigan callando, enfatizA? y dio por hecho que las nicaragA?enses no permitirA?n avanzar a quienes procuran derogar o cambiar la normativa.

Elia Margarita Palacio, enlace nacional de la Red de Mujeres contra la Violencia, insistiA? en que resulta medular defender esta ley para garantizar a las mujeres el derecho a una vida sin violencia, porque mientras algunos buscan desactivarla o reformarla, mA?s mujeres siguen muriendo.

a??La Ley 779 sA?lo pretende el respeto mutuo, equidad de gA?nero y proteger la vida de las mujeresa??, ratificA? y desde su experiencia por tres aA?os como sicA?loga en la ComisarA?a de la Mujer en el departamento de Masaya sentenciA? que a??cuando una de ellas denuncia es porque tiene un historial de violencia sufridaa??.

Esta ley es importante porque en la medida en que sea mejor aplicada propulsarA? el desarrollo de la naciA?n, porque a??si hay violencia no podemos hablar de igualdada??, opinA? la diputada Irma DA?vila.

Por su parte, Juana JimA?nez, del Movimiento AutA?nomo de Mujeres, recordA? que todavA?a son elevadas las muertes por razones de gA?nero y debe definirse respecto a la insistencia de algunos sectores en modificar la 779.

CuestiA?n pendiente por resolver, en la que coinciden esas agentes del gobierno y de la sociedad civil, es en la necesidad de destinar mayor cantidad de recursos para su efectiva aplicaciA?n.

Todas reconocieron el valor del anuncio del presidente Daniel Ortega, quien asegurA? que antes de finalizar 2013, los 153 municipios del paA?s tendrA?n ComisarA?as de la Mujer para la atenciA?n integral a las vA?ctimas de violencia y alentA? a fortalecer el respaldo institucional a las nicaragA?enses.

No obstante, sigue latente el reto mayor: desarrollar nuevos valores y desarraigar el modelo de violencia contra las mujeres resultado de mA?s de cinco siglos de patriarcado, sugiriA? el diputado y jurista Carlos Emilio LA?pez.

a??En la medida en que los hombres desaprendamos esa cultura de violencia se va a disminuir el fenA?meno del maltrato hacia las mujeresa??, reflexionA? respecto a ese flagelo, identificado por la OrganizaciA?n Mundial de la Salud como a??problema de salud global de proporciones epidA?micasa??.

MA?s de un tercio de las mujeres en el mundo son vA?ctimas de violencia fA?sica o sexual, y la gran mayorA?a son atacadas o sometidas a abusos por sus maridos o novios, revelA? un informe de junio de 2013. (CIMAC NOTICIAS)