Poder del rico Chaco boliviano, de pronto a manos indígenas

Tres indígenas que llegaron al parlamento del sureño departamento de Tarija tienen en sus manos el poder legislativo de la región con la gran riqueza energética de Bolivia.

Es porque en el departamento la disputa política se volvió intensa entre partidos políticos que respaldan al gobierno de Evo Morales y los de la oposición.

Esto derivó en una paridad de fuerzas parlamentarias en la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija, convertido hoy en el corazón energético y económico de Bolivia.

De este modo, los votos de los representantes indígenas pasaron a ser estratégicos. Ellos son Vicente Ferreira, de los pueblos tapietes, el guaraní Justino Zambrana, y el asambleista del pueblo weenhayek, Antonio Tato.

Como ejemplo cabe recordar que los tres votos indígenas determinaron la destitución del gobernador Mario Cossío, del opositor Camino al Cambio.

Y más adelante, en mayo de 2010, Justino Zambrana fue elegido, con los votos opositores, como presidente de la Asamblea en el segundo año de la legislatura quinquenal.

Los 3 pueblos originarios de Tarija vivieron marginados de las estructuras políticas e institucionales hasta 2009. Ese año pudieron elegir representantes según sus usos y costumbres.

Es porque la nueva Constitución de Bolivia fija que las asambleas legislativas de los 9 departamentos cuenten con representación indígena, y a Tarija le corresponden tres asambleistas originarios.

Los representantes pueden ser removidos por usos y costumbres en asambleas periódicas donde informan sus acciones. De hecho, los weenhayek ya destituyeron a un asambleísta nacional y a otro regional en un departamento vecino(PÚLSAR/IPS)

Por Rafael Sagárnaga López

Audios:

    Poder del rico Chaco boliviano, de pronto a manos indígenas: (817 kB) descargar_peque

Comentemos

− 1 = 3