En El Salvador, organización exige la prohibición de la explotación minera

Foto: Voces

Foto: Voces

La Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica en El Salvador, presentará una nueva propuesta de Ley para que se prohíba definitivamente la exploración y explotación minera, el próximo primero de octubre ante la Asamblea Legislativa.

Desde el 2006, la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica presentó una propuesta para regular la actividad minera, anteproyecto que los diputados no revisaron.

Siete años después, la organización presentará un nuevo anteproyecto con el fin de que se prohíba tajantemente la explotación y exploración de metales en el país.

“El Salvador no tiene condiciones para que se haga minería metálica, porque no tenemos agua, no tenemos territorio y porque estamos metidos en medio de una crisis medio ambiental que ya está generando implicaciones”, expuso Carlos Flores, miembro de la Mesa.

En este sentido, los miembros de la organización exhortan a los diputados a tomar interés en el tema, ya que “la prohibición de la minería metálica es una obligación impostergable para cualquier administración de gobierno de este país”, según enfatizaron en un comunicado.

Saúl Baños, representante de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), dijo que esperan que esta nueva propuesta que presentarán ante el Legislativo sí sea revisada por los diputados y que no prevalezcan intereses económicos.

Bernardo Belloso, organizador y líder comunitario en la defensa de la prohibición de minería metálica en El Salvador, dijo que es necesario que más ciudadanos salvadoreños se involucren en apoyo a la prohibición de esta práctica.

“Esto debe ser una lucha a nivel nacional. Los estudios que se han presentado a nivel nacional e internacional plantean que la minería en nuestro país no es viable”, dijo Belloso.

Los miembros de la Mesa también expresaron que no hay justificaciones económicas que expliquen la inacción del gobierno salvadoreño para no prohibir la explotación minera, además de que traerá costos impagables como la alta contaminación de los ecosistemas. (VOCES/PÚLSAR)


aromina.garcia

Comentemos

− 6 = 2