Informe especial: El desafío de la vuelta de Bachelet al Gobierno de Chile

Diciembre de 2013 marcó el regreso a la presidencia chilena de Michelle Bachelet. Esta vez fue con la coalición Nueva Mayoría, que integra al Partido Comunista.

Se impuso por 25 puntos de diferencia en la segunda vuelta a la candidata de derecha, Evelyn Matthei. Bachelet obtuvo 62 % de los votos frente al 37 % alcanzado por la candidata oficialista.

El balotaje registró un importante número de abstenciones, que alcanzaron el 59 % del listado de votantes.

De este modo, Bachelet asumirá por segunda vez la presidencia de Chile. Ya cumplió ese mandato entre 2005 y 2010.

La candidata de Nueva Mayoría logró la victoria electoral con mayor margen desde la vuelta de la democracia a Chile en 1990.

El retorno de Bachelet a la presidencia confirmó todos los pronósticos luego de su retorno a Chile en marzo del año pasado.

El ascenso de su popularidad desde las primarias fue paralelo a los problemas que tuvo la coalición de derecha durante la campaña.

Evelyn Matthei fue la elegida por la coalición entre la UDI y Renovación Nacional luego de conocerse la baja de Pablo Longueira a su candidatura debido a un cuadro de depresión.

En la primera vuelta de noviembre Bachelet ya se había impuesto por 20 puntos sobre Matthei.

En aquella primera vuelta destacó la elección como diputados de 4 ex voceros del movimiento estudiantil.

Giorgio Jackson, Karol Cariola, Gabriel Boric y Camila Vallejo son los emergentes políticos de las movilizaciones estudiantiles iniciadas en 2011.

Estas manifestaciones incluyeron marchas, tomas de instituciones, interpelaciones a dirigentes políticos y paralización de actividades.

Este reclamo logró poner en el debate público la necesidad de un cambio estructural en el sistema educativo chileno. La principal demanda de estudiantes y profesores es el fin del lucro como eje central del sistema. Por esto, exigen un nuevo plan de educación pública, gratuita y de calidad.

Las movilizaciones estudiantiles hicieron temblar al sistema político durante 2011 y la vigencia de esas demandas las convierte en los puntos centrales del escenario político actual.

El reclamo por educación rápidamente se convirtió en una demanda más profunda y transversal por una reforma de la Constitución chilena, herencia de la dictadura pinochetista.

Esta Constitución y este sistema educacional cuestionados fueron mantenidos durante la primera presidencia de Bachelet.

Previo a las elecciones, en octubre pasado, los referentes estudiantiles actuales y pasados reafirmaron su compromiso con las demandas surgidas de las calles.

Una vieja conocida de la política chilena como Michelle Bachelet deberá enfrentar el desafío de dar respuesta a un nuevo escenario de mayor participación y agitación social, en demanda de cambios en la institucionalidad política de Chile.(PÚLSAR)

Audios:

    Informe especial de la Agencia Púlsar: (4 MB) descargar_peque

Comentemos

21 + = 28