Brasil: Escuela de samba fue financiada por dictador de Guinea Ecuatorial vinculado a violaciones de DD.HH.

Teodoro Obiang Nguema en el poder más de 35 años

La corrupción, la pobreza y la represión que azota Guinea Ecuatorial fueron enmascarados por una ola de glamour durante el reciente del Carnaval de Río 2015, donde se declaró como vencedora a la Escuela de samba Beija-Flor.

La controversia en torno a esta escuela de Nilópolis y el dictador Teodoro Obiang Nguema, en el poder durante más de 35 años, se produjo después de difundirse el patrocinio entre cinco y diez millones de dólares que recibio la escuela

En un comunicado, Beija-Flor afirma haber recibido “apoyo cultural y artístico por parte del gobierno de Guinea Ecuatorial con el objetivo de difundir la historia de los pueblos africanos”, señala.

La escuela de samba no confirmó la cantidad recibida por el gobierno de Guinea Ecuatorial.

Sin embargo, las principales criticas se centran en que en dicho país existe una pequeña élite enriquecida con la exploración de petróleo, que desde 1995 se ha convertido en el oro negro de Guinea Ecuatorial.

Datos de Naciones Unidas (ONU) indican que menos de la mitad de la población de Guinea Ecuatorial tiene acceso al agua potable y casi el diez por ciento de los niños mueren antes de cumplir cinco años.

Además de las malas condiciones, el gobierno de Teodoro Obiang sigue acusado por organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía Internacional de graves violaciones de los derechos humanos como detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales. (Pulsar Brasil)

Comentemos

− 3 = 1